La Unión Empresarial de la Provincia de Alicante (UEPAL) considera “un ataque a la economía de la provincia y uno de sus principales sectores, el turismo”, el cierre a vuelos internacionales del aeropuerto de Alicante – Elche mientras dure el estado de alarma. Según ha publicado hoy el BOE, se establecen como únicas puertas de entrada al país los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Málaga, Palma de Mallorca y Las Palmas de Gran Canaria. Por lo que, hasta el 24 de mayo, o previsiblemente tras una prorroga, el 15 de junio, el Aeropuerto de Alicante-Elche solo recibirá vuelos nacionales y de emergencia sanitaria y mercancías.

“Esta decisión del Gobierno de España supone un ataque a nuestra provincia, a su economía, que tiene al turismo como uno de sus principales motores. Este es el golpe de gracia que faltaba para destrozar a Alicante. Es inadmisible que el quinto aeropuerto el país, que tuvo más de 15 millones de pasajeros el pasado año, no esté entre las prioridades del Gobierno”, ha declarado Juan José Sellés, presidente de UEPAL.

“Alicante y la Comunidad Valenciana son referente del turismo en este país, un turismo consolidado, que no para de recibir ataques por parte de quienes deberían velar por nuestra recuperación. Primero fue la medida de imponer 14 días de cuarentena a los pasajeros internacionales, y ahora esto. De esta manera la temporada está avocada al fracaso, demostramos desconfianza ante quienes han de venir a contribuir a relanzar nuestra economía. Estas medidas van a dañar mucho a nuestra provincia, van a dificultar la formalización de compraventas de viviendas por extranjeros y vaciar nuestros hoteles y campings”, ha finalizado Sellés.

Alicante en negativo

Desde su  punto de vista, un Gobierno debe asegurar todos los aspectos que tienen que ver o se ven afectados por una situación de crisis, “y la dualidad de salud o economía es una forma de esconder su incapacidad para hacer frente a una situación compleja como la actual. Los ciudadanos reclamamos que se tomen medidas que nos asegure la salud y, al mismo tiempo, que podamos sobrevivir económicamente, mantener nuestras empresas y nuestros sectores productivos”.

Selles señaló que hay una “falta muy grave de diálogo con los sectores productivos por parte del Gobierno, que se traduce en mensajes muy negativos sobre la imagen de Alicante en el exterior: primero la cuarentena decretada sin hablar con sus socios europeos; ahora un cierre total de una de las vías de entrada como el Aeropuerto”. Y, aclaró que ya no es sólo el impacto que genera, sino la imagen que traslada: “El gobierno le está diciendo al mundo que Alicante no es una tierra segura, y las campañas de después serán más difíciles y costará más levantar esa imagen negativa”, añadió.